Navidad en Filipinas

Navidad en Filipinas

"...¡Y que el espíritu de la Navidad esté siempre en nuestros corazones!". Las encantadoras palabras de Jose Mari Chan se escuchaban sin parar en hogares, calles y centros comerciales desde el 1 de septiembre. Como la única nación católica de Asia, Filipinas siempre espera la celebración del nacimiento de Cristo. En todos los rincones del país se colgaban faroles en forma de estrella y se cantaban villancicos... ¡durante meses!

Claro, el nacimiento de Cristo era grandioso, y los regalos también. Pero la Navidad era también un tiempo para que las familias se reunieran. Los Trabajadores Filipinos en el Extranjero (OFW, por sus siglas en inglés) viajaban desde otros países para celebrar las fiestas con sus familias y todos ponían su máximo esfuerzo. Playa. Comida. Karaoke. Fuegos artificiales. Juegos. ¿Mencioné comida, verdad? Yo esperaba con impaciencia el Pancit Molo y la Valenciana hechos a mano por mi tía. Si teníamos suerte, quizá podríamos comer lechón y leche flan. Cuando los árboles de Navidad se colocaban en septiembre, todo el mundo estaba emocionado por lo que se avecinaba.

Incluso yo estaba emocionada, pero no por las mismas razones que los demás. Mi madre había dejado a mi familia otra vez para perseguir la riqueza, y mi padre se fue después para perseguir a su amor. No era la primera vez en mi infancia que mis padres abandonaban en nuestra pequeña isla a mi hermano de trece años y a mí de nueve años, para ser criados por mis tíos y vecinos. Y, por desgracia, no sería la última. Sabía que esta Navidad no terminaría con un feliz reencuentro con mis padres. Y a medida que se acercaba la Navidad, supe que ni siquiera debía esperar un regalo de Navidad de ellos.

Pero seguía emocionada porque mi prima venía del extranjero para Navidad. Manang Joy y su familia eran enfermeros en Estados Unidos y ahorraban todo lo que podían para pasar la Navidad en Filipinas. Mimaban a la familia con viajes y buena comida. Ella siempre llevaba consigo varias maletas y cajas llenas de regalos para la familia.

Cuando llegaba el día de Navidad, era hora de que Manang Joy abriera sus maletas. Nos reunimos en nuestra casa solariega y vimos cómo sacaba los regalos de Navidad para sus hermanos, sobrinas, sobrinos, padres, tías, tíos, primos y vecinos. Mi hermano y yo aplaudimos cuando todos recibieron sus regalos. Zapatos. Videojuegos. Camisetas de baloncesto.

Una a una, las maletas y las cajas se fueron vaciando. Vi los brazos de mis primos llenos de caramelos y juguetes de Estados Unidos. Las tías admiraban sus nuevos ingredientes para probar. Los tíos investigaban la tecnología extranjera. Miré al otro lado de la habitación a mi hermano mayor, que seguía sonriendo y alegrándose mientras todos abrían sus regalos. Pero su sonrisa no hacía juego con sus ojos. Me pregunté si mis ojos reflejaban el mismo dolor que veía en los suyos.

Era el primer recuerdo que tenía de haber sentido celos. Sentí una profunda lástima por mí misma y rabia hacia mis padres. Era una sensación extraña. Me sentía como un fantasma; observando y esperando ser vista. Veía que la vida se movía para todos menos para mí. Estaba siendo olvidada.

Parece que una de mis tías se había acordado de mi hermano y de mí. Rápidamente le susurró algo a Manang Joy, que nos miró como si acabara de recordar nuestra existencia. Manang Joy cogió algo del fondo de la caja, tomó un bolígrafo, garabateó algo y nos mostró nuestros regalos de Navidad: una camisa. En el envoltorio estaba claramente tachado el nombre de otra persona, pero fingimos no darnos cuenta. Le dimos las gracias, nos pusimos las enormes camisetas y disfrutamos de la Navidad en familia. Celebramos hasta altas horas de la madrugada.

Estaba agradecida por la camiseta. Estaba agradecida por mi familia. Pero mientras intentaba dormir en mi cama esa madrugada de Navidad, escuchando todavía a mis tíos peleándose por el karaoke y a mis tías regañándoles, no podía evitar seguir sintiéndome muy sola.

¿Había otro niño pequeño en algún lugar esperando a ser recordado en una mañana de Navidad? Me preguntaba si alguien más se sentía excluido, abandonado y olvidado. Al darme la vuelta, vi el cuadro del Santo Niño colgado en la pared. Era un cuadro del Niño Jesús, cuya venida al mundo celebrábamos. Dios Padre había enviado a su Hijo al mundo. Sin embargo, el mundo no lo conocía. Nació y, como mi camisa, fue colocado en el fondo de una caja como el último regalo.

Ingrid Bella Lustaña

Public

Similar news